La Energía Sexual

La Energía Sexual

La Energía Sexual, la más poderosa de las energías

Napoleón Hill, asesor de varios presidentes de Estados Unidos y uno de los más prestigiosos autores de auto ayuda y superación relaciona los 10 principales estímulos a los que la mente responde con mayor libertad. En este ranking el deseo de expresión sexual ocupa el primer lugar y el amor el segundo.

Es curioso observar cómo el deseo de expresión sexual está por encima de necesidades básicas como el amor y la amistad, y de limitaciones como el temor que ocupa la novena posición en la lista.

Michel Foucault es probablemente el autor que más ha analizado la relación que existe entre sexualidad y poder, y estudiado la dimensión política de la sexualidad que puede considerarse un verdadero camino del éxtasis.

Desde el comienzo de los tiempos se sabe que la energía sexual es la más poderosa de las energías que mueven al ser humano, lo que sucede es que en la actualidad confundimos habitualmente la sexualidad con el sexo, limitando así enormemente este poder que para ser desplegado en su plena capacidad ha de ir despertando las diferentes cualidades de la sexualidad sagrada que son las siguientes:

  • Sensorial (puramente física, sin intención).
  • Sensual (con intención de activación emocional).
  • Erótica (con insinuación e intención de erotizar).
  • Sexual (intención, insinuación y acción directa sobre el cuerpo o la mente).
  • Espiritual (intención, insinuación, acción directa sobre el cuerpo o la mente y transmutación).

Esto es bien conocido por el mundo del marketing y utilizado a todos los niveles, desde los más burdos a los más subliminales. El impulso activa nuestros canales sensoriales que despierten determinados estados mentales produciendo como resultado una reacción física de la que nos dejamos llevar.

Es de toda lógica que la energía sexual sea la más poderosa que existe, estamos biológicamente diseñados para perpetuar la especie a través de ella. Por eso podemos decir que la energía sexual es también altamente sanadora, no tiene parangón como agente terapéutico y realmente mueve el mundo, genera imaginación, creatividad, motivación, riesgo, osadía, etc.

Naturaleza Sexual y Éxito

A través de una investigación que analizó la biografía histórica durante un período superior a dos mil años, se descubrió la relación entre la naturaleza profundamente sexual de grandes hombres y mujeres y los logros alcanzados en su vida.

En el mundo animal observamos cómo la destrucción de las glándulas sexuales lleva aparejado la pérdida de la capacidad de lucha. Podemos transferir sin miedo a equivocarnos ese efecto a las personas.

La necesidad sexual agudiza el ingenio, activa la imaginación, aflora el coraje y en definitiva despierta la intuición, detrás de esta necesidad, en lo más profundo de nuestra biología, está el impulso primario de perpetuación, de crear nueva vida, de crear nueva energía, y cualquier objetivo en nuestras vidas bien sea personal o profesional no deja de ser energía.

Se consciente a la hora de utilizar tu sexualidad, toma el control para que esta energía sea fuente de expansión y liberación, ya que si lo dejas en otras manos la manipulación, el apego y la dependencia se encargará de castrarla.


Print   Email