La atención es más que meditación

La atención es más que meditación

Hasta la fecha muchos son los autores y las teorías expresadas por estos al respecto, aunque hay algo que subyace en todas ellas, El principio de la dualidad humana.

Si bien los nombres que se dan a esta dualidad mental son variados me centraré en la denominación de Mente objetivaconsciente, voluntaria o activa, y Mente subjetivasubconsciente, involuntaria o pasiva.

Analizando el ego desde el principio de dualidad nos encontramos con el yo correspondiente al cuerpo físico y todas sus impresiones mentales-emocionales, sentimientos, gustos, hábitos, etc. A esto podemos denominarlo el yo viviente o ego que se corresponde con el mi, con la mente subjetiva.

Hay otro nivel de ego con una vibración superior, el correspondiente al yo creador o ser, este yo forma parte de la propia mente objetiva, es el ego liberador, sin embargo, aunque es más fácil reconocerlo de lo que a simple vista parece, la fuerza de la polaridad en demasiadas ocasiones nos aferra a la experiencia vivida y nos impide liberar y disfrutar de la experiencia creadora.

Pondré un ejemplo personal:

Soy consciente que vivo en un mundo de recursos, y soy consciente que estos recursos se reparten mal, y soy consciente que yo contribuyo a esta desigualdad.

Yo gano 100, y a poco que medite sé que puedo dar 10 a otras personas que lo necesitan más que yo, además se que si doy 10 me voy a sentir mejor persona y sé que aún en el caso que mi situación cambie y no consiga satisfacer mis necesidades básicas en el futuro, la emoción positiva por haber compartido lo que no era mío va a ser superior a la emoción negativa por pasar necesidad.

Siendo consciente de esto, ¿qué es lo que me impide obrar en consecuencia? ¿que es lo que me aferra a la abundancia fútil? ¿cuál es el miedo que me nubla la visión de que la desigualdad es ambición y yo no soy merecedor de nada que no tengas tu? ¿cuál es el miedo que me lleva a comparar y no me deja mirar? ¿cuál es el miedo real que me paraliza y me crea insatisfacción personal? Esta es la diferencia entre el Ser que sabe que tiene capacidad de crear bienestar, y el ego que cree que los recursos externos tienen capacidad de comprar el bienestar.

¿Te sientes identificado en alguna medida? ¿qué recurso podemos utilizar para liberar a la mente consciente, para aumentar la energía vibratoria, para sugestionar a la mente subjetiva?

Cada vez hay más estudios que indican que la meditación es un buen recurso para ello, sin embargo, ¿tenemos claro que es meditar? ¿conocemos la diferencia entre meditación y atención?

Los antiguos herméticos eran conocedores de la fuerza de la meditación y también sabían distinguir entre meditación o contemplación y atención.

La meditación nos ayuda a permanecer en el medio, a contemplar lo que sucede sin dejarnos llevar por ello, esto nos proporciona tranquilidad, calma, pero la calma se puede convertir en un estado de muerte, si queremos crear vida no podemos conformarnos con desconectar los sentidos sino todo lo contrario, hemos de conectarlos, de activarlos, de crear, y esto lo hacemos a través de la atención.

Atención significa alcanzar, la mejor manera para alcanzar algo es no estar atado a nada que nos dificulte el acercamiento, para ello lo mejor es cambiar de plano, abandonar el plano del ego para situarnos en el plano del ser, en ese plano parece que estamos en quietud y sin embargo es todo lo contrario, nos movemos tan rápido que la vista humana no es capaz de percibirlo.

Podemos fijarnos en el ejemplo de las llantas de un coche, al arrancar comienzan a girar, el giro se va haciendo más rápido en la medida que la velocidad aumenta, sin embargo, llega un punto en el que el aumento de la velocidad ya no se percibe en el giro de la llanta, esta parece estar quieta.

Ahora bien, es cierto que para emprender viaje primero hemos de estar parados, sino lo que hacemos es únicamente un cambio de ruta y muchas veces si no paramos no podemos cambiar las coordenadas del GPS adecuadamente y podemos volver al mismo sitio de partida, por eso la meditación nos ayuda a parar, pero en lugar de quedarnos quietos hay que establecer el rumbo, es entonces donde la atención nos ayuda a llegar.

Para finalizar dejo esta reflexión:

Quiero seguir atado al miedo de lo que pueda sucederme durante la vida, al miedo a lo que pueda haber después la muerte, o quiero parar para respirar y desde la objetividad que da la calma crear una auténtica vida antes de la muerte.


Imprimir   Correo electrónico